LA TERCERA PALABRA

“Tenía que escribir el teatro del amor, del odio, de la venganza (...) Se me puede acusar, con razón, de estar desligado del dato contingente, pero no del hombre»”   Alejandro Casona

 

                                          La tercera palabra

Un instructivo texto que nos hace conocer a un ser humano biológico, como integrante de una especie, hasta convertirse en una persona convencional, producto de la evolución; descubriendo en ese trayecto  un sentimiento que le faltaba conocer: el amor.

 

Habitualmente, pensamos  ¿Qué es el hombre? Pero, en realidad lo que nos interesa  saber es ¿“que puede llegar a ser el hombre”?. Porque él, es un proceso, es el resultado de sus actos de su manera de vivir y de sentir. Así mismo, nos preguntamos, si somos realmente y dentro de qué límites "hacedores de nosotros mismos", de nuestra vida, de nuestro destino. Y, si debemos ser auténticos o si es necesario cambiar para conseguir la felicidad. ¿Hasta que punto la civilización ayuda en ese proceso de llegar a ser “hombre”?

Esta reflección, nace después de presenciar la edificante obra de teatro “La Tercera Palabra”, de Alejandro Casona, que fue un dramaturgo y maestro español de la Generación del 27. Un autor personal, con una apreciación del "teatro poético" nacido del modernismo de Rubén Darío, cuya producción dramática tiene cierto paralelismo con la de Federico García Lorca, y que, generalmente, su poética tiene el sabor agridulce de la vida

 

La trama nos cuenta la historia de un joven, Pablo (Javier Guerrero), analfabeto y salvaje, que debido a adversas circunstancias vividas por sus progenitores, se encontró obligado a residir en las entrañas de la naturaleza. A la muerte de su padre, va a vivir con sus tías, Matilde (Manoli Ozores Muñoz) y Angelina (Beatriz Torres) quienes deciden educarlo, para lo cual contratan a Margarita (Valeria Saavedra), una dulce tutora, que decide aceptar el puesto luego de conocerlo y de darse cuenta que, en realidad, la que va a aprender mucho más es ella, porque ve en él a una persona sincera y transparente; así, se encuentra feliz enseñándole, y, él, va entendiendo cada vez más el mundo hostil y corrompido en que vive. De pronto, aparece en escena un abogado, Julio (Damián Centurión), que junto al administrador (Carlos Duquene), son los hacedores de los malos negocios familiares, pero Pablo, descubre los fraudes. El desenlace se produce cuando se entera que Margarita, en su juventud, fue amante del abogado, y no lo puede soportar, los celos lo enceguecen,  pero un milagro lo salva, es esa “tercera palabra”, que lo une a su amada Margarita y que ya nunca más va a dejar de nombrar porque le nace del corazón. Aparecen, también, personajes simpáticos y disímiles, como El Jardinero (Abel Mares), Lulú (Rosario Lázaro), Fifí (Micaela Ringa) y El Profesor (Jorge Vizioli), que le dan ritmo y color al hecho teatral.

 

El director, Adrián Di Stefano, actor, autor y docente teatral, nos muestra su gran dedicación y compromiso, ya que es el responsable absoluto de cuanto pasa en esta espléndida puesta, desde la comprensión del texto, que es brillante, hasta el menor detalle de la escenografía, que junto al vestuario, nos marca la temporalidad fehacientemente. Sus protagonistas, interpretan cada personaje con célebres diálogos, con sentimientos que emocionan, que ilustran la explosión creativa del teatro clásico. Esa capacidad que tienen de explicar con la palabra, los gestos y las posturas, es el arte a través del cual cada uno revive plenamente su oficio de artistas. Sin duda, todo el grupo artístico técnico ha encontrado un ámbito muy favorable para la concreción escénica y para demostrar la sinergia del trabajo en equipo.

 

Está recomendada, porque dramatiza una leyenda de antaño, un eterno dilema: el antagonismo entre civilización y naturaleza; entre un salvaje primitivo y una maestra, oriunda de la sociedad de esos años. Casona, utiliza en sus escritos una realidad simple, en donde los sueños, la esperanza, la mentira y la verdad, juegan sus papeles en forma decisiva. Por su parte, Di Stéfano, la llena de sensibilidad y de simbolismo. Y, las actrices y los actores, la enaltecen con su profesionalismo. Fue estrenada en el Teatro Odeón de Buenos Aires el 29 de mayo de 1953 y desde entonces es una puesta tradicional, recibiendo el aplauso de millones de espectadores en todo el mundo, resistiendo el paso de los años. Imposible, dejar de verla. IMPERDIBLE.

                                                                       Redactora: Estela Gómez

               

Ficha técnico- artística

Autoría: Alejandro Casona

Actúan: Damian Centurión, Ariel Dabbad, Carlos Duquene, Joaquín Facchini, Javier Guerrero, Rosario Lázaro, Abel Mares, Mario Minujen, Manoli Ozores Muñoz, Micaela Ringa, Valeria Saavedra, Silvina Tenorio, Beatriz Torres

Musicalización: Adrián Di Stefano

Operación de luces: Jorge Vizioli

Operación de sonido: Jorge Vizioli

Asistencia de dirección: Valeria Saavedra

Producción: Teatro Colonial

Puesta en escena: Adrián Di Stefano

Dirección: Adrián Di Stefano

Duración: 75 minutos

 

MANZANA DE LAS LUCES

Perú 272

Capital Federal - Buenos Aires - Argentina

Teléfonos: 4342-6973 / 9930

Web: http://www.manzanadelasluces.org.ar

 

Entrada: $ 70,00 - Viernes - 21:00 hs - Hasta el 29/03/2014

 

 

Escribir comentario

Comentarios: 0