Flores de Tajy

Flores de Tajy

                          Sol Bonelli

¡Sin clientes no hay trata!

Naty es una jóven paraguaya (Florencia Patruno), atrapada por una red de trata de personas. Un tipito, la enamoró y le prometió convertirla en la reina de su vida si se animaba a seguirlo al sur y allí está ... encerrada en uno de los tantos burdeles a la vera de alguna ruta, perdida en un paraje ignoto ... Naty no es su verdadero nombre como tampoco es su voluntad estar y permanecer en ese encierro, librada a su suerte y poseída sistemáticamente como si fuera una cosa. Comparte sus días con Cris (Mart{in Folco) una travesti que regentea el prostíbulo y La Loba (Candela Suárez López) resignadas a ese confinamiento, totalmente vacías de rebeldías y de anhelos, muertas y sepultadas en vida. 

 

Naty, es una flor en el lodo. Naty es el rostro de las mujeres sin rostro, Naty es el grito silencioso de las mujeres oprimidas, Naty es la muda y cruel realidad que sobrevive en un sitio miserable, como miserable es la intención del hombre que la vende y del hombre que la compra. Naty habla poco pero cuando lo hace, sus palabras laceran el alma. 

 

"Flores de Tajy" es la primera pieza de teatro de esta jóven dramaturga, que ha incursionado en tv, ganando el premio INCAA de Ficciones Federales en el año 2012. Es una pieza eficaz por donde se la mire. Es corta, directa, con un mensaje clarísimo, dura, penetrante, despojada de artificios e inundada de pura poesía, porque aparentemente se puede conjugar la más cruel de las realidades con una dosis de lirismo. 

 

La autora no ha dejado detalle librado al azar, cada uno de los personajes tiene un delineo perfectamente analizado. Naty es un espíritu libre  y salvaje sometido al peor de los escarnios y ese espíritu el que la mantiene alerta, como una fiera enjaulada. Cris, es un travesti que ha sido marginado por su padre, quien no acepta su condición, un jóven que prefiere quedarse ahí donde al menos es visible para algunos. Su carácter es afable y desde donde puede y le sale protege a sus discipulas. La Loba, es otra jóven captada que por miedo y por no tener más fuerzas ha terminado aceptando su destino de vejación y drogas. Miguel, "el cliente", un pobre tipo, ignorante, solitario, sin ningún tipo de sentimiento o al menos incapaz de demostrarlo lo cual es mucho peor y finalmente "El Mostro", el dueño de ese reducto prostibular, olvidado a la buena de Dios, con una presencia potente e intimidatoria  aún cuando es invisible a los ojos del espectador. 

 

El nivel interpretativo es absoluto, cada uno de los actores tomó su personaje y lo hizo carne dentro suyo. La dirección de Sol Bonelli es rotunda, logró que sus criaturas contaran esta historia tan simple, tan cotidiana, tan habitual y le imprimeran un sello a fuego que le quite ese halo de invisibilidad porque lo que se ve y se percibe en esa hora, no se olvida más.

 

Debiera ser una obra obligatoria de ver para todos aquellos que tienen en sus manos la decisión política de cambiar las cosas, para todos los hombres que siguen naturalizando la prostitución, para todos aquellos que osan poner su mano encima de una mujer para otra cosa que no sea una caricia. 

 

"Flores de Tajy" es una puesta inteligente. El espectador ingresa a la sala cruzando lo que es el salón principal del prostíbulo, desde el momento cero está involucrado en la trama, es parte de lo que ahí sucede, como lo es en realidad cuando callamos, cuando vemos las pegatinas de avisos sexuales en las calles, cuando pagamos por sus servicios, cuando nos mantenemos imperturbables al enterarnos que raptaron a una jóven y no aparece más, cuando la justicia es lenta o cuando acepta coimas por hacer la vista gorda y pasar de largo todo el tiempo. Esos cuerpos sin alma danzando al son de una música densa, pringosa, asfixiante lo dicen todo sin decir nada.

 

Potente, dura, conmovedora ... no solo es una puesta teatral, es una fuerte denuncia. Imperdible!

 

 

Redactora: Andrea Alejandra González

 

Vista el 3 de Julio de 2016

 

Ficha técnico . artística:

Florencia Patruono

Candela Suárez López

Martín Folco

Pedro Jerez

Iluminación: Alejandra Lescano

Escenografía y Vestuario: Victoria Chacón

Música original: Nacho Sánchez

Fotografía: Ana Devanna

Asistente de dirección: Manuela Martínez

Producción Ejecutiva: María Fernández Aramburu

Co-Productores: 4D Producciones, Nélida Farina y Dardo

Fernández Aramburu

Dramaturgia y Dirección: Sol Bonelli

NuN Teatro Bar - Velazco 419 - Domingos 21 hs

 

 

Escribir comentario

Comentarios: 0